m a r c h a n d o

Reglette regime

domingo, 29 de marzo de 2009

Día 68 - Apoyo moral


Cuando el tiempo se me hace largo, cuando necesito absorber fuerzas busco y rebusco, esto es lo que me ayudó hoy.

Ideas extraídas de un grupo de Bs As de la Clínica de Ravenna
· El tratamiento no nos saca las ganas de comer: nos da ganas intensas de vivir y sentir.
· Debemos educar nuestra mente para adquirir la conducta.
· El adicto es contradictorio en lo que siente: ganas de comer y deseos de estar delgado. Ganas y deseos a veces son distintos.
· Cuando entramos en el consumismo, no estamos eligiendo.
· Para que la comida sea un placer, tiene que tener una medida (nada de lo que te daña puede ser placentero).
· Esperanza: forma de ensayar el futuro en el presente; como en nuestro trabajo, nuestro proyecto.
· Utilizo el éxito como refugio de otras frustraciones (soy exitoso en mi trabajo, pero sigo gordo).
· Cuanta más confianza pongo en la entrega al tratamiento, consigo mejores resultados.
· Cuidar el logro, valorando lo conseguido.
· El tratamiento tiene que tener un principio y un final, sino se desgasta y el problema se hace crónico.
· Evitar hacer dietas alternativas, porque sino, uno no aprende nunca la conducta a seguir.
· No sos culpable de tu problema: sos responsable de salir de él.
· "Manotazo": pobre alternativa primaria frente a un problema que hay que resolver.
· No se puede ser emocionalmente perfecto, sí se puede ser conductualmente perfecto: sólo con una medida
.Tenés un problema, conoces la solución…. El resultado está en tus manos
. La dieta te quita el hambre, el grupo te quita las ganas de comer
"Por qué la persona gorda "no puede"? Porque piensa más de lo que hace, sufre más de lo que debe y se preocupa más de lo que se ocupa." Máximo Ravenna
Corte Medida Distancia

4 comentarios:

aliere dijo...

¡Hola! En mi opinión es muy importante lo de valorar lo conseguido. A veces nos volvemos locas cuando la báscula nos gruñe. Sobre todo si creemos que esa semana hemos sido muy buenas, nos hemos sacrificado mucho y hemos sudado en el gimnasio un montón.

Entonces yo procuro respirar hondo, pensar en los 8,5 kg. que he perdido ya y que no voy a tirarlo por la borda porque esa semana no haya adelgazado o incluso haya engordado. Porque, al menos por mi experiencia, después de una meseta o una subida pequeña, suele venir otra bajada de kilos. Y porque a lo mejor estamos ganando masa muscular con el ejercicio, y eso pesa pero a la vez necesita quemar más grasa para funcionar.

Un beso, gracias por hacernos pensar y mucho ánimo.

vix! dijo...

pierdas 3 o pierdas 30 estás más delgado/a que antes por lo que habrá valido la pena.

Melora dijo...

Hay tanta verdad junta que da miedo, Un beso

Carina dijo...

NO SE PUEDE SER EMOCIONALEMNTE PERFECTO..
que frase ..quizas si lo entieramos nos asumiriamos y asi podriamos hacer las cosas mas relajadas..
Gracias por compartirlo y por tus permanentes animos!!!
besos